El cura español que salvó a 22.000 personas

El cura español que salvó a 22.000 personas

Fuente:EL CONFIDENCIAL,27/06/2014 10:21 am



Trinidad Deiros


En el recinto de la iglesia de Saint Jean Bosco, en un humildísimo barrio de Bangui, un millar de personas subsiste a duras penas desde hace siete meses. Los salesianos son su escudo, su salvación. El padre Agustín Cuevas, un religioso español de casi 70 años, cobija en su comunidad a estos desplazados por las matanzas en la República Centroafricana. En ella han llegado a hacinarse 22.000 personas.


En Bangui, la capital de la República Centroafricana, robar un teléfono puede equivaler a una muerte atroz a manos de una multitud enfurecida. Agustín Cuevas, un religioso español que pronto cumplirá 70 años, ha tenido que interponerse más de una vez ante una turba que pretendía ajusticiar a una persona por motivos tan banales como ese. Así sucedió con una adolescente discapacitada psíquica que sustrajo un móvil y un poco de dinero, quizás sin saber siquiera lo que hacía; seguramente hoy estaría muerta de no ser por este misionero que desde hace 42 años recorre la castigada tierra de África.

En el recinto de la iglesia de Saint Jean Bosco, en el humildísimo barrio de Galabadja en Bangui, un millar de personas subsiste a duras penas desde hace siete meses protegidos por la comunidad de salesianos a la que pertenece este religioso conquense, que recaló en Centroáfrica hace tres años tras vivir en varios países del continente. La mayoría de estos desplazados son mujeres y niños que llegaron huyendo de la violencia “ciega y gratuita”, dice Cuevas, que estalló en la capital centroafricana el pasado 5 de diciembre.

‘Hay también gente muy buena, gente pobre del barrio que da 6 euros que le hacen mucha falta para ayudar a los desplazados. Lo que pasa es que la violencia es muy ruidosa, mientras que la bondad pasa inadvertida porque no hace ruido’, cuenta el sacerdoteSin tener a quien recurrir, con un ejército en desbandada y atrapados en el fuego cruzado de dos brutales grupos armados, los Seleka y los Antibalaka, muchas personas se refugiaron entonces en lugares de culto. En Galabadja llamaron a la puerta de la comunidad de salesianos, que desde hace años se ha esforzado en levantar un pequeño oasis de servicios, incluidos una escuela y un dispensario de salud, en este vecindario olvidado.

Los desplazados que hoy siguen en el recinto de la iglesia no fueron los únicos. En los edificios y las explanadas del complejo llegaron a hacinarse 22.000 personas que dormían amontonadas “en los bancos y en el suelo de la iglesia”, mientras fuera el ruido de los disparos y las explosiones de granadas y proyectiles de morteros no cesaba, cuenta el párroco a El Confidencial.

Reconoce la Iglesia que está en crisis su "credibilidad moral"


 






La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo









X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta