Refugiados: la búsqueda de supervivencia intensifica flujo migratorio

Refugiados: la búsqueda de supervivencia intensifica flujo migratorio

Fuente:Adital,27/06/2014 03:31 pm


Natasha Pitts

Adital


Situaciones de pobreza, violencia, tráfico y criminalidad vienen intensificándose cada día en países como México y Honduras y obligando a miles de personas a huir de sus hogares. Por eso, el intenso flujo migratorio rumbo a países desarrollados, sobre todo hacia Estados Unidos, debe ser entendido como una búsqueda por la supervivencia y ya no por mejores oportunidades de vida y trabajo como antes. En este contexto, hombres, mujeres y niños migrantes se transforman en refugiados, siendo así dignos de protección internacional.

El Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM) señala que en el último trimestre de 2013, el flujo migratorio centroamericano comenzó a intensificarse, al tiempo de que el tráfico en la ruta migratoria también creció riesgosamente, sobre todo desde febrero de 2014. Además del incremento en la cantidad de personas también fue visible un cambio en la postura y motivación de los migrantes.

De cada 10 migrantes entrevistados por Rubén Figueroa, del MMN, siete dijeron estar huyendo de su país por amenaza de muerte, extorsión o por la muerte de algún familiar a manos de pandillas o de narcotraficantes.

"Se observa un verdadero estado de emergencia, que excluye las consideraciones del tamaño del peligro y del nivel de sacrificio físico y personal que implica su travesía por México. Es una población en movimiento con un nivel de desesperación que los impulsa, sin importar consecuencias ni tragedias. Ellos no tienen más elección que huir”, se destaca en el texto del Movimiento.

El narcotráfico es uno de los responsables de esta desbandada. Niños y adolescentes son los blancos preferidos de los grupos ilegales, que utilizan a menores para la venta de drogas y extorsión. Quien no acepta es ejecutado. Vinculado con el asedio de los traficantes está la falta de oportunidades de empleo, educación y de condiciones mínimas para vivir dignamente. Muchas familias huyen para librar a sus hijos de la criminalidad; otras, para salvar la vida de los que están en deuda. Generalmente, denunciar no es una opción viable, ya que muchas ejecuciones ocurren inmediatamente después de las denuncias.

Hombres y mujeres solos continúan siendo mayoría en las rutas migratorias; sin embargo, el número de mujeres con niños se quintuplicó. También viene creciendo la cantidad de garífunas (miembros de un grupo étnico residente, sobre todo, en Honduras); es posible encontrar grupos de 50 a 100 personas de una comunidad entera en la ruta de la migración. Pero son los grupos de jóvenes sin compañía de adultos, con edades entre 14 y 18 años, los que más llaman la atención.

De acuerdo con el Centro de Investigación Pew, sólo desde el 1º de octubre de 2013 hasta el 31 de mayo de 2014, fueron detenidos por las autoridades migratorias 50 mil adolescentes no acompañados; el 25% eran mexicanos, otros 25% guatemaltecos, 29% hondureños y 21% ecuatorianos. Después de ser detenidos, quedan en albergues de emergencia del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos y, en seguida, son entregados a un miembro de la familia en Estados Unidos hasta que su caso sea revisado. Cuando la familia no es encontrada, quedan en albergues temporarios.

El Movimiento Migrante Mesoamericano ve con preocupación la situación de esos adolescentes, ya que el presidente estadounidense, Barack Obama, ya dejó en claro que todos serán deportados, actitud que los devolverá a una realidad de violencia y amenazas de muerte por parte de bandas y grupos de narcotráfico.
En conversaciones con Rubén Figueroa, jóvenes migrantes revelaron que las bandas vigilan los puertos de entrada para detectar a los deportados con quienes deben hacer un "ajuste de cuentas” y a quienes deben cobrar "el impuesto de guerra” atrasado por el tiempo que pasaron fuera del país. Los adolescentes también dijeron que algunos compañeros fueron asesinados inmediatamente después de ser deportados.

"Dada la situación de extrema violencia por la que miles de familias son objeto de desplazamientos forzados de sus lugares de origen es de la mayor urgencia que se apliquen los protocolos internacionales que definan la situación como una crisis de la mayor envergadura y se declare a esa población en movimiento como una población de víctimas de violencia extrema y, por lo tanto, refugiados, objeto de protección internacional”, apela el Movimiento Migrante Mesoamericano.

¿Hacia dónde va el ISIS?


 






La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo









X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta