Giammattei: "Reo Zepeda escogía la mujer que le tenían que entregar"

Giammattei: "Reo Zepeda escogía la mujer que le tenían que entregar"

Fuente: Transdoc, 26/06/2014 10:04 am

Alejandro Giammattei, ex director del Sistema Penitenciario, estuvo en prisión acusado por el Caso Pavón. Las pruebas demostraron su inocencia y el caso fue sobreseido. A casi tres años de recobrar su libertad recuerda su experiencia en la toma de Pavón y los perfiles de los reos que tuvieron que enfrentar ese día. El caso extremo era el Presidente del Comité de Orden y Disciplina, Luis Zepeda, quien devengaba Q150,000 mensuales por ese "cargo" y escogía a la mujer que se le tenía que entregar el día de las visitas a los reos; no le importaba si era la esposa, hermana, cuñada, o tía de un preso. Si se resistía, el preso lo pagaba después con tortura.



Alejandro Giammattei muestra las armas de fuego incautadas en la cárcel Pavón, un día después de la toma por parte de las autoridades.


Marizza Herrera 

¿Cuál es su opinión sobre la situación del caso Pavón como está hoy en día?


Hay que valorarlo desde varias aristas dado que es un caso que no fue llevado en sólo lugar y ni en un solo tiempo. Se ha desarrollado en distintos escenarios jurídicos. Hay casos que se conocieron en Guatemala y otros en proceso, atrasados por los amparos que ha puesto la CICIG. Esos amparos de los que la Comisión argumenta que se abusa, son los que tienen detenidas a personas en el país. De lo contrario la sentencia sería historia en el caso de Guatemala. Las otras sentencias en Guatemala, la de Mario Roberto García Frech, y la mía, que fue un sobreseimiento ya que ni siquiera fue una apertura a juicio, lo que sella totalmente la posibilidad de una doble persecución, aunque hemos sido objeto de intentos de ello y de intimidaciones por parte de la CICIG y del Ministerio Público. Incluso, hemos sido objetos de amenazas para no ir a declarar al extranjero, bajo el argumento de supuestas órdenes de captura en el exterior. Para el juicio en Suiza, me dijeron que si iba a declarar, la INTERPOL tenía una orden de captura en contra mía.


Otro caso relevante es el vídeo que se presenta en Austria, al que no se tuvo acceso en Guatemala (vídeo cuyo peritaje por expertos austriacos demostró que sí hubo enfrentamiento entre los reos y las fuerzas de seguridad). Fue escondido y es una de las causas por las cuales creo que debería ser procesada la anterior Fiscal General (Claudia Paz y Paz). Según declaración en Austria del fiscal Morales, “por orden de la Fiscalía ese vídeo no había sido considerado una prueba y por lo tanto había sido eliminado”. Es decir, escondieron el vídeo, en una flagrante violación a los principios de objetividad que demanda la ley, particularmente el derecho a la legitima defensa. Con ese vídeo se hubiera podido comprobar, desde un principio, la teoría que hubo disparos desde adentro hacia afuera. ¡Es más, en Austria los expertos balísticos indican el tipo de arma y la cantidad de veces que fue disparada! Y resulta que el tipo de arma es una AR15 (la que tenían los reos).


Después presentan como testigo a (Carlos) Benfelth Porras, una persona que asesinó a cuatro policías y que, a cambio de su testimonio, recobró su libertad. En un vídeo de la CICIG que circuló recientemente, Benfelth argumenta que nosotros entramos a Pavón porque “no me dieron el dinero a mí” (recursos ilícitos provenientes de los reos). En ese punto hay que aclarar algo: Luis Alfredo Linares Pérez, ex subdirector de seguridad del Sistema Penitenciario, involucrado en mucho de lo que ocurre ahora con el caso Pavón y en lo que hemos tenido que sufrir, estaba implicado en anomalías dentro de la cárcel. Cuando ocurre la toma de Pavón empiezan a descrubrirse muchas cosas turbias. Entre ellas, que Linares Pérez cobraba un “seguro” a los del Comité de Orden y Disciplina. Yo recibo una denuncia de un preso contra Linares y la traslado al Ministerio Público. ¿Qué pasó con esa denuncia? Está desaparecida en el Ministerio Público. ¿Qué pasó con el denunciante? Fue asesinado menos de un año después en la prisión porque Linares no podía dejar cabos sueltos.


Linares fue el único de presidios que disparó durante la toma de Pavón. Hizo 81 disparos. Él era el único que estaba armado ilegalmente. Según los estudios balísticos de la CICIG, no se explican por qué aparecen casquillos AK 47 porque ni la policía ni el ejército tenia AK 47; los únicos que teníamos AK 47 era Presidios, y el único que disparó un AK 47 fue Linares Pérez ¿Por qué si se sabe todo eso, no se hacen las pruebas balísticas? Ello demostraría que él, en contubernio con alguien más, pudo haber hecho desmanes adentro pero ¡a título personal! Lo que parece increíble es que se ha armado todo un caso para esconder la realidad, los hechos ilícitos que se estaban cometiendo por parte de Luis Alfredo Linares Pérez. Pero, ¡él ahora vive protegido en Canadá!


Entonces, ¿cómo valora el rol de la CICIG en el caso Pavón?


Yo le pedí una cita al comisionado de la CICIG (Iván Velásquez) y costó que la dieran pero finalmente accedió. Fui a hablarle de todo, menos de mi caso. Le hice ver, según mi experiencia, cómo actúa la CICIG. En prisión pude ver cómo, prácticamente, torturaban psicológicamente a sus colaboradores eficaces o quienes querían volver colaboradores eficaces; a esos que tenían que aprenderse “la lección” de lo que tenían que decir y las amenazas para que involucraran a personas en casos, ya que de lo contrario no los dejaban o sus familias sufrirían las consecuencias. ¡Lo que yo vi, oí y viví se lo lugar fui a contar al Comisionado! Le dije que está sentado en un lugar donde se creen un “ejército de ocupación”; que actúan con prepotencia porque tienen dinero para hacer lo que quieran o contar la historia que ellos quieren contar, ¡pero no la auténtica historia!


Ellos saben que las cosas están mal hechas. En primer lugar, el juez Héctor Mendizábal, en ese entonces Juez de Paz de Fraijanes, levanta un acta donde explica que el día de la toma de Pavón, entre las 7 y 8 de la mañana, se desarrolló el operativo. Pero la CICIG dice que “eran las 3 de la tarde y todavía seguían matando gente”. Como puede ser que una acta judicial, que goza de pleno valor, al cabo de 4 años fue modificada. La CICIG secuestró toda la papelería del Juzgado de Fraijanes. Así han tratado de armar este caso y han hecho que muchos hayamos ido a la cárcel innecesariamente.


¿Cuál cree que es, entonces, el objetivo final en este caso?

Todo esto obedece a ideologías. Hay un revanchismo de personas resentidas que llegó al poder con el Gobierno de la UNE. De hecho, quien dirige hoy ese partido representa ese tipo de resentimientos. ¡Llegan a tratar a imponer, a como dé lugar, una forma de pensar! Era un “populismo barato” enmascarado en una izquierda con discurso trinchera. Este grupo se posicionó y quienes vinieron a la CICIG respondían a esa misma ideológica. Otro ejemplo es que quien propone al Comisionado Francisco Dall´Anese es el Magistrado César Ricardo Barrientos Pellecer, recomendado también por altos funcionarios de Gobierno. Con el mismo corte ideológico que tenía la Fiscal General y algunos funcionarios de la Procuraduría de los Derechos humanos, muy afines al gobierno. ¡Es una confrontación ideológica que todavía seguimos viviendo y de la cual todavía hay secuelas!


En el caso de Sperisen, no les permiten ir a declarar a testigos como usted y el ex presidente Oscar Berger. ¿Cómo valora esa situación?

Yo fui a declarar a Suiza en mayo del año pasado. De hecho el fiscal Yves Bertossa se portó patán y grosero. Estuve en la fiscalía 9 horas el primer día, y 10 el segundo, declarando y aclarándole cosas. Él incluso trato que yo firmara un acta donde reconocía que todo lo que dijera podía ser usado en mi contra, que yo no acepté porque yo estaba en calidad de testigo. En el debate se vio obligado de tomar mi libro como prueba de defensa (“Caso Giammattei: relato de una injusticia”) pero después lo ocultó. Una de las cosas era que no querían que se supiera era la anomalía del acta del Juez de Paz de Fraijanes porque eso desbarata el caso.


Una incongruencia era la declaración de Jean Phillipe Biret, condenado a 30 años por el caso Chez Piere, aunque sólo hizo 17. En su declaración, en abril o mayo del año pasado, él afirma que vió como (Erwin) Sperisen a las 4 de la tarde toma su pistola, se la pone en la cabeza a (José Abraham) Tiniguar y le dispara. Cuando yo llego a Suiza y me veo esa declaración le hago ver al Fiscal que Biret estaba mintiendo; se lo demostré con las actas de defunción, que indicaban que el cadáver de Tiniguar estaba a las 13:32 en la morgue con la autopsia. ¡Y ese cadáver no tenía ningún balazo en la cabeza!


"Creo que no han querido entender que hay una maldita relación entre la cárcel y las calles; entre más insegura son las cárceles más inseguras son las calles", afirma Giammattei


A raíz de nuestra declaración, los abogados de Erwin (Sperisen) plantearon un falso testimonio contra Biret, pero ¡eso lo valora la misma fiscalía! Yo estoy en la mejor disposición de declarar.


Usted menciona al reo Tiniguar, pero qué tipo de perfiles hay en Pavón. ¿Cuáles son los perfiles de los reos en general y particularmente los que murieron en el enfrentamiento?
Por mencionar un ejemplo, el “Loco” Batres tenía ocho o nueve guardaespaldas permanentes. Su “casa” en la prisión tenía cámaras de seguridad y puerta eléctrica. Gozaba de un jacuzzi para seis personas con vista a los volcanes, televisión de pantalla plana gigante y una serie de lujos. Tiniguar era uno de sus guardaespaldas. (Jorge Eduardo Batres Pinto era de origen colombiano. Fue condenado a doce años de prisión por los delitos de tráfico, distribución y almacenamiento de estupefacientes. Era el encargado de introducir la droga al penal para procesarla y distribuirla).


El Presidente del Comité de Orden y Disciplina (COD), Luis Zepeda, vivía en la “Casa Blanca”. Se dedicaba a su negocio de ser de Presidente del COD con un salario de Q150,000. ¡Como era el presidente tenía que ganar lo mismo que el Presidente del país! Eso lo hacía ganar 10 veces más que lo que devenga un Director de Presidios. Él escogía a la mujer que se le tenía que entregar el día de las visitas; no le importaba si era la esposa, hermana, cuñada, o tía de un preso. Si se resistía, el preso lo pagaba después en una cárcel denominada “El Polo”, que era un lugar donde torturaban y castigaban a los desafectos al COD.


Joselino Hernández es el nombre del último asesinado en “El Polo”. Murió de hemorragia intracraneana porque le partieron la cabeza a garrotazos los famosos “servicios” o policías internos que respondían a las instrucciones de Zepeda. (Oriundo de Jutiapa, Zepeda había sido condenado a 27 años de prisión por los delitos de asesinato y robo agravado).


¿Cómo cree que está Pavón en la actualidad?

La información que tengo da tristeza. Escuche al Ministro de Gobernación reconocer que no hay control total en las prisiones (en una conversación con un medio televisivo). Creo que no han querido entender que hay una maldita relación entre la cárcel y las calles; entre más insegura son las cárceles más inseguras son las calles. ¡Nosotros lo comprobamos!

Antes existía el COD; ahora existen otras figuras, pero al final es la mafia de la corrupción y la ambición por el dinero la que rige en el Sistema Penitenciario.

En Pavón había dos laboratorios de drogas. Allí se hacía el crak que se vendía en la zona viva de la capital. El día de la toma de Pavón se recogieron más de 1000 pipas porque
también obligaban a los reos a volverse adictos.

Sperisen: Prisión de por vida

Video de la toma de Pavón









La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo









X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta