No solo importa el objetivo, también importa el Camino

No solo importa el objetivo, también importa el Camino

Fuente:EL BLOG DE MYRIAM SANCHEZ,15/05/2018 04:49 pm


Por Myriam Sanchez
 

Cuando nos planteamos (o nos plantean un objetivo), solemos caer en un grave error: nos centramos en el resultado y nos olvidamos del camino. Es decir: nos ponemos en marcha inmediatamente y nos olvidamos de preparar el camino.


Porque es cierto que el objetivo, la meta es importante, pero no podemos olvidar que, para llegar hasta allí, hay que cuidar otros factores, que se convierten en instrumentos imprescindibles para alcanzarla o, al menos, para llegar hasta ella más fácilmente.


Resultado de imagen para CAMINO AL EXITO
 

1.- LA ELECCIÓN DEL CAMINANTE.


Seguimos con la metáfora del camino. Ya sabemos el punto exacto al que queremos llegar, nuestra meta. El siguiente paso es elegir a la persona que hará el camino con nosotros.


Y en esta elección hemos de tener en cuenta que no todos estamos preparados para alcanzar el mismo objetivo o para hacerlo en el momento en que se nos pide; o que quizás no todos somos partidarios de seguir la misma ruta o de hacerla en el mismo número de etapas.

 

¿Podemos esperar a que el caminante esté preparado para echarse andar o tenemos prisa por llegar a la meta?. ¿Podemos dejar que el caminante decida cuándo y/o cómo hacer el camino?. ¿Podemos dejarle que cambie el rumbo si se ha equivocado al leer el mapa?.

 

2.- LOS ESTÍMULOS DEL/ DE LA CAMINANTE.


Señalar una meta y elegir a la persona adecuada para trabajar en su consecución no garantiza el éxito. También hay que darle el motivo para que empiece a andar, por el camino previsto y con el ritmo establecido.


Ya sabemos que hay personas que vienen “motivadas de casa”, pero que hay otras a las que hay que conquistar cada día. Igualmente, sabemos que el motor de cada caminante puede ser distinto (el reconocimiento, la recompensa económica, el reto,….).

 

Preocúpate por saber qué pone en marcha a cada persona y si ese estímulo puedes proporcionárselo en cada una de las etapas del camino. Porque no hay mayor freno que las promesas incumplidas.

 

3.- LA MOCHILA DEL/DE LA CAMINANTE.


Ya sabemos qué meta queremos alcanzar y quién va a acometer el reto. Ahora debemosbuscar las mejores zapatillas y la mejor intendencia de las que podamos disponer en función del camino concreto a recorrer: ¿de cuántas etapas consta el camino, qué temperatura vamos a tener, quién y cómo nos va a acompañar, a quién podemos recurrir en caso de algún incidente?.


No lo dudes: no vale sólo con señalar un objetivo y sentarse a esperar un resultado. Si quieres ser parte del éxito, si pretendes exigir un resultado, debes implicarte al 100% y poner a disposición de los caminantes todos los elementos y recursos necesarios.

 

4.- EL ALBUM DE FOTOS.
 

Has llegado al final del camino. Ahora toca recolectar las fotos y vídeos que hemos hecho durante todo el trayecto para rememorar lo vivido y fijarnos en detalles que, quizás, nos han pasado desapercibidos durante la caminata. Toca hacer balance, contar las anécdotas vividas y repasar las fotos.


Es momento de evaluar si hemos escogido un buen camino, si hemos elegido a los caminantes adecuados para lograrlo, si hemos contado con los medios necesarios,…..


Recuerda que, al analizar el resultado del plan de acción, no puedes limitarte a ver si se ha alcanzado el objetivo esperado. También hay que analizar los errores que no se han percibido antes y, sobre todo, agradecer lo conseguido. Sólo así podrás contar de nuevo con los caminantes.



¿Buscas Trabajo?

Encuentra el trabajo ideal para ti


Artc. de RR. HH., anteriores:


Entrevista por Compentencias

¿Saber qué te ata es suficiente para querer cambiar? El cuento del elefante encadenado?

La influencia de la edad sobre la vida profesional: cuatro consejos y una técnica infalible

Coaching personal: Si no te gusta algo, cámbialo

Necesidades y emociones que se experimenta al estar desempleado ¿Por qué es tan difícil?

La Nueva "Cultura General"

El Talento no es un Trofeo

Cuando te dicen sí, No preguntas ¿Por qué?

La entrevista de trabajo: de cómo dar buenas respuestas a malas preguntas

 






La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo









X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta