¿Qué les enseñamos a nuestros jóvenes?

 

Opinión

¿Qué les enseñamos a nuestros jóvenes?


Cuánto ha sufrido este país por no lograr que la ley llegue a los culpables de tanto delito, ya que buscan siempre a los “mejores abogados”.

Yo creo que habrá pocos sectores que se opongan a asistir temporalmente a los más necesitados con estas remesas, pero exijamos transparencia.

Luis E. Marroquin Godoy lmarroquing@sigloxxi.com

El empecinamiento del Gobierno, y digo el Gobierno porque no sólo es el Ministro de Educación, de no querer entregar los datos del programa Mi Familia Progresa, uno de los pilares de Cohesión Social, y del ministerio encargado de educarlos, está mostrando a los jóvenes que sí se puede seguir en la impunidad, buscando argucias legales de cualquier índole y a cualquier precio, para no cumplir con la ley.

Cuánto ha sufrido este país por no lograr que la ley llegue a los verdaderos culpables de tanto delito, ya que buscan siempre a los “mejores abogados”, quienes, argucia tras argucia, impiden que llegue la justicia, haciendo de Guatemala un verdadero reino de la impunidad. Todo se vale para lograr resoluciones favorables de jueces y magistrados.

Esto no es nuevo. Las mismas autoridades se han quejado muchas veces de que los delincuentes escapan de la ley una y otra vez por abogados que encuentran en nuestro complejo sistema legal salidas inverosímiles, utilizando cualquier “argumento” legal para paralizar a nuestra estropeada justicia.

Pero que ahora sea el mismo Gobierno el que esté utilizando estas mañas legales para impedir transparentar los datos de este programa no tiene nombre. El Presidente Colom, con buen criterio, quiere empezar una campaña de principios y valores, como una de las herramientas con las que podamos enfrentar a la inseguridad que vivimos. Pero con esto no estamos predicando con el ejemplo y les estamos enseñando a los jóvenes que sí se vale usar estas argucias para evitar cumplir con la ley.

Yo creo que habrá muy pocos sectores que se opongan a asistir temporalmente a las familias más necesitadas con estas remesas condicionadas, pero todos tenemos el derecho de exigir transparencia, le venga del norte o del sur a la Primera Dama. Los fondos públicos deben ser manejados con absoluta transparencia. Lo que no puede negar nadie es el derecho que asiste a los guatemaltecos de saber que estas remesas están llegando verdaderamente a quienes lo necesitan.

Si el mismo presidente Colom ha dicho que se debe evitar entregar estos datos para que “no sean utilizados políticamente”, qué puede hacer el Ministro de Educación. Pero ambos tienen que cumplir con la ley. Y cuando se utilizan estas argucias legales sólo puede ser por dos motivos. El primero, esperando que los magistrados de las cortes en el país cambien sus resoluciones y que les favorezcan, poco probable tras sendos fallos. Y el segundo, ganar tiempo y “arreglar” los datos. Si no ¿por qué negarse a entregarlos?

Quiero creerle al Presidente que es genuino su interés por devolverle a nuestro país los principios y valores que nos haga una nación justa, digna y solidaria, pero no se puede empezar dando estos ejemplos. Presidente, no se enoje, y ordene que acaten la ley y que rindan cuentas. Ministro Argueta, cumpla con la ley, y entregue esos datos a la diputada Montenegro; demuestre, aunque ya tarde, que el Gobierno cumple con la ley y que, de esta forma, sí se quiere terminar con la impunidad.


Denuncias de corrupción
 



Anúnciese en Transdoc


Enviar a un amigo



X
Para:
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregrar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 
X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta