Lo que quiera

Lo que quiera

Fuente:Zócalo,22/09/2017 09:09 am

Por Dalia Reyes

El comunicador tenía pasión en el amplio sentido: Sus palabras, sus conocimientos, sus convicciones, todo le estallaba en una algarabía verbal de fuegos artificiales: Convocaba a los jóvenes a ejercer su derecho de serlo. Un “shhh” extendido interrumpió al hombre: Alguien trataba de callar a los muchachos que, según el ponente, se volverían los revolucionarios que el país requiere.

Que los jóvenes son el futuro del mundo ya nadie lo dice ni lo cree, sobre todo en esta época cuando personas de 18 o menos están teniendo empresas, vendiendo proyectos o enriqueciéndose con precipitadas carreras artísticas.

Indiscutiblemente informado, el conferencista abordó un tema interesante por demás sobre las diferentes formas de vivir la juventud a las que se enfrentan muchachos surgidos de diversos estratos sociales; el meollo era convencer a las decenas de estudiantes que hacían de público para exigir una juventud digna.

Ni toda la pasión ni todos los chitones proferidos por los adultos lograron sacar a la mayoría de sus teléfonos, sus charlas animadas o sus huidas inesperadas; para hacer una revolución, suponemos, se necesitan más jóvenes de los pocos que se quedaron a escuchar hasta el final.

Tal vez los adultos estamos cometiendo un error garrafal: Elegimos a motu propio las temáticas sobre las cuales hablar a los muchachos y, en realidad, deberíamos preguntarles antes qué desean escuchar. Por lo pronto, les comparto los resultados de encuestas aplicadas en América Latina en donde se enlistan algunos intereses manifestados por jóvenes de entre 16 y 21 años.

En primer término, la obtención del dinero les interesa siempre y cuando no implique sacrificios; alcanzar sus metas no es prioritario si implica trabajar muy duro. Tener mucho dinero es una opción a reserva de que no les demande un empleo muy demandante, les permita elegir su horario y no se les exija ser líderes. Desprecian el conocimiento a largo plazo porque, al fin y al cabo, es efímero y muy probablemente cuando pasen a otro grado escolar, ya no estará vigente.

Ahí está, ya les preguntaron. A partir de lo anterior, se reciben sugerencias sobre charlas y conferencias en donde se aborden sus temas, desde su punto de vista y con sus expectativas. Yo todavía no atino a saber.



Le puede interesar:

SIN CULTURA NO PUEDE HABER DESARROLLO

 



 






La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo









X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta