A vueltas con el Compromiso

A vueltas con el Compromiso

Fuente:RRHH,10/03/2017 10:30 am

Por RR. HH.,

Si preguntas a algún Manager, Directivo, CEO, Director General, Presidente o Mando Intermedio, que es lo que buscan en sus empleados, vendrá la palabra de moda: Compromiso (Engagement).

Parece que el mencionado Engagement es el Maná venido del cielo. Además suponemos que debemos insuflarlo a las personas, y que no es como el valor en el Ejército, que se presupone.

Si alguien no está comprometido, buscamos las causas, las posibles soluciones para “reengancharle” al carro de los comprometidos, o bien buscamos culpables entre los que le han descomprometido o desmotivado, como puede ser su responsable directo, el departamento de Recursos Humanos o una política de algunos directivos con la misión de desmotivar a todo el mundo.

Pero si preguntáramos a todos los empleados de una compañía si están comprometidos con su empresa, con su trabajo y con su área ¿Qué nos contestarían?. La gran mayoría dirían que SI, algunos por miedo a las consecuencias y otros porque realmente lo estén.

Los que dirían que NO, sin tener miedo a represalias, explicarían su actitud y seguramente lo achacarían a terceras personas o circunstancias fuera de su propia responsabilidad.




Entonces ¿Qué entendemos por Compromiso?

Una de las definiciones que más me gusta es la que da Luis Galindo en sus conferencias: “Se trata de poner toda tu energía, toda tu ilusión y todo tu entusiasmo en lo que haces, y contagiarlo a los demás.

Tener la capacidad de ilusionarnos e ilusionar a los demás. Dar Ejemplo. Ser consciente de que puedes influir con tu comportamiento en muchas personas”

Según lo que dice Luis Galindo, el compromiso está mucho más cercano a nosotros mismos y nuestra actitud ante la vida, que dependiendo de terceras personas. Luis además lo adorna con algunas afirmaciones rotundas y claras:

“Se puede comprar la presencia física del empleado, pero no se puede comprar su cabeza, su corazón, su compromiso. Un salario no paga a una persona comprometida”

“La misión más importante de un Directivo es estimular y motivar a las personas. Un líder es un gestor de emociones, un estimulador de personas y equipos”

Entonces nuestra actitud tiene mucho que ver con nuestro compromiso. Y además ¡¡¡¡es contagioso¡¡¡. Es decir que si los demás nos ven comprometidos e ilusionados, también pueden sentirse así.

La conclusión es clara, tener a personas comprometidas repercute positivamente en una organización que es contagiada por ese engagement al resto de las personas de la empresa.

Al igual que cuando tenemos a alguien constipado puede contagiarnos, el optimismo y la ilusión también son altamente contagiosas.

¿Entonces el Compromiso depende más de nosotros o de los demás?.

Pues como dirían muchos de mis amigos gallegos: Depende. Seguramente cuando “fichamos” a alguien para nuestra empresa en la gran mayoría de los casos se siente comprometido.

Es bastante probable que venga ilusionado y con ganas de dar lo mejor de sí mismo. ¿Qué puede pasar en el tiempo con esta persona? (Y pasa en muchas ocasiones).

Que el entorno, las circunstancias, un mal responsable, o una cultura no adecuada con el perfil personal suyo, puede conseguir que esta persona se desmotive y se desvincule emocionalmente, hasta el punto de no sentirse comprometido.

Es por ello que desde hace tiempo apoyo el incorporar personas en nuestra organización con Virtudes, como he dejado patente en mis artículos anteriores La Selección por Virtudes como valor diferencial para atraer a las personas adecuadas a nuestra organización y Selección por Virtudes versus Selección por Competencias Ya que llegados a un punto donde la mayoría de las personas que dejan de estar comprometidas, paso previo a la desvinculación de la organización, bien en formato salida voluntaria o bien en formato despido, con los costes que ello acarrea en una compañía, es mejor una política de Prevención de Costes Laborales donde queramos incorporar a personas en nuestra organización que coinciden con las Virtudes que queremos desarrollar como empresa y como organización de cara a los demás (clientes, sociedad, colaboradores, fans……).

Se trata de ser coherentes y poder gestionar a las personas desde lo que pueden dar y entregar, para así buscar una simbiosis laboral donde se mantenga el compromiso.

Y tu ¿Cuidas tu Engagement? ¿Estás en la organización adecuada para sentirte comprometido?

 

¿Buscas Trabajo?

Encuentra el trabajo ideal para ti


Artc. de RR. HH., anteriores:



La convivencia en el trabajo

La felicidad laboral consiste en trabajar en un espacio confortable

Y tú, ¿sabes escuchar? 

Cómo alcanzar la satisfacción personal

Cuando la aptitud mengua, la actitud reina






La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo









X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta