Reinventarse profesionalmente

Reinventarse profesionalmente

Fuente:YORIENTO,09/05/2019 04:50 pm



Por Alfonso Alcántara
 

La reinvención profesional como concepto


Entiendo el concepto «reinvención» como un cambio drástico en el estilo de vida que afecta a las relaciones personales, la dedicación profesional y la organización del día a día y que generalmente está originado por un cambio producido en la motivación y los valores de la persona o por un cambio que la persona quiere generar a medio o largo plazo. Como veremos, la reinvención «te puede pasar» o puedes hacer «que te pase», y en general será una mezcla de ambos procesos. Desde mi punto de vista, existen cuatro tipos de reinvención profesional (y personal): la reinvención experiencial, la reinvención planificada, la reinvención por oportunidad y la reinvención impostora.





1. Reinvención experiencial


Entiendo el cambio provocado por situaciones o experiencias con gran influencia vital, como un despido, una separación de pareja, una enfermedad grave o un traslado de residencia habitual. Podríamos decir que estos tipos de reinvenciones son provocadas por inevitables.


A veces, la única forma de abandonar una guerra con la que nos hemos acostumbrado a vivir es perderla.


Una persona de 56 años que deja de trabajar en el sector profesional donde ha transcurrido toda su historial laboral, no decide reinventarse, es la vida quien le obliga a hacerlo. La mayoría de las personas no cambian cuando otras les recomiendan el cambio, solo lo hacen cuando la vida les obliga. Mala costumbre ésa.



2. Reinvención planificada


Implica una decisión voluntaria y un cambio gradual de vida personal y profesional enmarcado en un plan. Hablamos de una persona que no espera a que le despidan de su empleo sino que es proactiva para diseñar nuevos caminos laborales a medio o largo plazos. Como suelo decir, el mejor momento para pensar en mejorar la vida profesional es cuando estás trabajando.


Cuando estamos en vacas gordas no planificamos porque estamos a gustito, cuando estamos en vacas flacas solo tenemos tiempo para sobrevivir.


Somos mejores profesionales y tenemos más posibilidades de vivir mejor si desarrollamos las competencias de planear el futuro y generar nuevas alternativas de forma continua. Si dejamos que la vida nos obligue a cambiar es improbable que tengamos la vida que queremos.


La reinvención experiencial da de comer a muchos gurús que convierten su necesidad en virtud para los demás pero es la reinvención planificada la que nos permite tener más control de nuestro futuro. Recuerda que ese directivo que fue despedido con 55 años y una buena pensión y que ahora se dedica a dar charlas motivacionales sobre la importancia de arriesgar y de salir de la zona de confort, se ha tirado 20 años en la suya.


No esperes a enfermar, a que te deje tu pareja o a que tu jefe te haga la vida imposible para cambiar de vida, intentar vivir mejor y tener experiencias; vive mejor y ten experiencias para que todas esas cosas te afecten menos cuando lleguen y tengas muchas alternativas.


3. Reinvención por oportunidad


Comentaba con Enrique que la «reinvención por oportunidad» es la reinvención soñada, es el deseo de que alguien “nos saque” de una situación profesional desesperada, de un contexto laboral poco interesante, de un período de indecisión o de una carrera errática a ninguna parte. Hay que ser decidido para subirse a esos trenes que pasan de forma inopinada (me encanta esta palabra) en nuestra carrera, pero sería autodestructivo e ingenuo esperar que nuestra vida mejore gracias a una llamada en la puerta.


Sin embargo, es cierto que determinadas actitudes y estrategias profesionales hacen más probable las ocasiones ‘inesperadas’ de mejora y avance. Por ejemplo, generar una marca personalespecializada facilita que «estés en la mente» de los clientes o de las personas que quieres que te encuentren, que podrían acordarse de ti y ofrecerte esas oportunidades.
También, mantener una saludable red de contactos con los que te muestras amigable, colaborador y profesional puede llevarte a propuestas y sinergias imprevistas o no tan imprevistas. Esta guía de networking puede ayudar a generar esas conexiones. En síntesis, hay que esforzarse para obtener oportunidades pero no hay que esperarlas.


Mejora tu vida profesional aprovechando las oportunidades inesperadas, pero no esperes oportunidades para mejorar tu vida profesional, constrúyelas.


4. Reinvención impostora


Es la reinvención que no es tal, solo un truco de marketing o de marca personal con la que algunas personas intentan vender una imagen de cambio, innovación o mejora. En síntesis, se trata de un sobreuso de la palabra reinvención para adornar la trayectoria, el curriculum o el contenido de artículos o ponencias. Siempre queda más elegante decir que uno se está reinventando que declarar que busca empleo o que está probando cosas nuevas a ver qué pasa.


Creo que pocos podríamos tirar la primera piedra para criticar el uso de palabros y conceptos que ayudan a la comunicación y la generación de reputación o renombre pero que son confusos y poco operativos: reinvención, talento, inteligencia emocional… En esta línea podríamos decir que coaching es orientación con glamour.


Reinvención profesional por movilidad geográfica


Si no te gusta donde estás ¡muévete!, no eres un árbol.


Esta frase de Jim Rohn, como cualquier otra idea ingeniosa que impulsa la iniciativa personal, se comparte mucho en redes sociales. Y la teoría es aplastante pero en la práctica los humanos somos también como árboles, echamos muchas raíces y nos acomodamos en los climas adecuados. Desplazar la residencia habitual en busca de nuevos mundos profesionales depende de muchos matices.


En el estudio Movilidad Laboral de Adecco e Infoempleo (Agosto 2012), el 60% de los españoles declararon que ‘se irían’ al extranjero para buscar empleo. Pero obviamente muy pocos de ellos lo hicieron. ¿De qué depende entonces que sólo unos pocos profesionales se «movilicen» aunque tantos estén ‘dispuestos’ a hacerlo?


Entre los factores que propician la movilidad profesional destacaría estos tres. Seguro que se te ocurre alguno más.


1. Motivación económica


Algunas personas necesitan o quieren más ingresos de los que obtienen y tienen la expectativa o la seguridad de conseguirlos en otros destinos.
Otros profesionales, sin embargo, han caído en la «trampa de la precariedad», cuentan con los recursos suficientes o mínimos para seguir tirando y se conforman con esa situación, en parte porque pueden disfrutar de otras compensaciones, como poder vivir y disfrutar de la familia y del entorno habitual y evitar tener que realizar grandes esfuerzos o enfrentarse a nuevos retos.


La trampa de la precariedad tiene su continuidad y mayor expresión en la trampa de la pobreza: adaptar la vida a los escasos recursos con los que se cuenta (pero que no exigen demasiado esfuerzo) en lugar de buscar recursos para perseguir la vida que se quiere.


2. Motivación profesional


Parece evidente que a las personas a quienes les apasiona o interesa desarrollar una vida profesional están más dispuestos a realizar esfuerzo por acceder a las oportunidades allá donde surjan.


3. Facilidades de entrada


Determinados factores facilitan mucho el acceso de los profesionales a otros mercados de trabajo nacionales o extranjeros: la polivalencia y la especialización profesionales en empleos con alta oferta, el manejo de idiomas de los potenciales lugares de destino, las habilidades personales de relación y la autoconfianza, los recursos con los que se cuenta para dar el salto y los contactos de los que se dispone en el terreno.


Seamos o no árboles, si la vida que queremos no viene, hay que mirar a ver dónde se ha metido. Porque la vida suele cambiar cuando cambiamos de lugar. Es tan simple que asusta, es tan sencillo que merece la pena probarlo. Pero aunque cambiar de sitio es cambiar de vida, no siempre es para vivir mejor como le pasó a El Buscón, que tras irse a las Indias para mejorar sus oportunidades, declaró:


«Y fuéme peor, como vuesa merced verá en la segunda parte, pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y costumbres.»


Reinvención en la propia empresa


Conviértete en un profesional nuevo dentro de tu organización


A algunas personas no hace falta que les despidan, ya lo hacen ellas mismas por desánimo, acomodamiento, estrés o desesperación, es el llamado «despido interior».  La mayor parte de los profesionales que se encuentran en situación de desempleo y requieren ingresos, suelen fantasear con la gran motivación que exhibirán en los puestos de trabajo que consigan, pero la realidad suele ser mucho más prosaica: una vez superadas las primeras semanas, puede aparecer la apatía y la falta de implicación en entornos que no cuidan el reconocimiento y la motivación de los empleados. Pero en parte, esa falta de implicación profesional que puede llevar a una inercia improductiva y de mal rollo también es responsabilidad del propio trabajador. A pesar de todo y de todos, ¿cómo podrías reinventarte dentro de tu organización?


¿Te has despedido a ti mismo? Es fácil reconocer si has entrado «en barrena profesional» en tu empresa cuando aparcas tus objetivos y te dejas llevar; cuando no actúas como quieres o como deberías y evitas dar tu verdadera opinión sino que te adaptas para no tener que afrontar nuevos retos o superar problemas endémicos que consideras imposibles de superar. Consideras que es inútil aprender algo nuevo dada la situación e incluso no disfrutas ni celebras los pequeños éxitos o los avances. ¿Te reconoces en algunas de estas actitudes?


¿Como resetearte en estas condiciones? ¿Cómo iniciar tu reinvención dentro de tu empresa?


1. Empieza conectando tus objetivos profesionales, conectando lo que te gustaría hacer con lo que estás haciendo ahora, aunque sea débilmente, solo para empezar. Pon en juego tus intereses entre tus obligaciones cotidianas.

2. Una segunda idea consiste en convertir tus tareas habituales en proyectos concretos para dar sentido a tu labor diaria. Encuentra el propósito en cada cosa que haces.

3. La tercera estrategia sería encontrar aliados: conecta con las personas de tu organización que comparten inquietudes y estilos similares para establecer formas de colaborar y perseguir objetivos comunes.

4. Por último, indaga otras alternativas profesionales: seguir buscando lo que quieres mientras haces lo que debes.



La reinvención no está en la profesión, la reinvención está en el profesional.



¿Buscas Trabajo?

Encuentra el trabajo ideal para ti



Artc. de RR. HH., anteriores:


10 pasos para orientar un CV hacia un sector o área específicos


Quítale el polvo a tu currículum


12 Consejos para estar motivado en la búsqueda de trabajo


30 Consideraciones para ser un Profesional Imparable



El arte de elegir la carrera equivocada


Alcanza la cima laboral, ¡Aún estás a tiempo!


¿Qué se logra al trabajar en equipo?


17 trucos para hacer tu vida dentro y fuera del trabajo más fácil


Tres competencias necesarias para afrontar una entrevista de trabajo

 

¿Cómo ser el candidato que las empresas quieren?


Mentalidad ganadora vs. mentalidad perdedora, ¿cuál tienes?
 






La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo









X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta